Se trata de un nuevo estilo de conducción que permite: ahorro de carburante, mayor seguridad y reducción de emisiones contaminantes.

Ventajas para las empresas de transporte:

  1. Ahorro económico. Hasta un 20% de ahorro en carburante.
  2. Reducción de los costes de mantenimiento de los vehículos.
  3. Mejora de la velocidad media.
  4. Reducción del riesgo de accidentes.
  5. Mejora del confort.
  6. Reducción de emisiones.

Reducción de costes. Se reducen los costes de combustible, neumáticos, mantenimiento y reparación hasta un 40%.

Conducción eficiente